Hola amigos, he pasado un verano muy divertido y no me acordé de escribiros y eso que hubo cosas muy bonitas.

Este lunes recibí en el correo de casa una carta muy especial, aunque un poco misteriosa.

“Querido amigo estas invitado al cumpleaños de la Virgen María.

El sábado 8 de septiembre a las 12:30.

Imprescindible traer el siguiente regalo: ASISTIR A LA MISA DE 12”

-Mamá, mamá podemos ir, podemos ir, yo quiero ir.- Fue lo que le dije a mi madre en cuanto leí la carta.

-Pues claro que vamos a ir, no quiero perderme ese cumpleaños.

Yo la verdad estaba muy intrigada, pues no sabía quien nos había mandado la carta, hable con mis amigos “peregrinos” y todos habíamos recibido una carta igual.

Pensé que sería cosa de la abuela, pero me dijo que ella no sabía nada de eso, aunque ella iba a ir también.

Llegamos a la misa y, aunque los peregrinos estábamos todos, no había muchos niños. Además como llegamos justito para las 12 pues no pude leer, pero si leyó mi prima a la que quiero mucho que tiene 10 años y ya hizo la comunión. Me hubiera gustado llegar a tiempo, mañana que es domingo le meteré prisa a mis papás y así podré leer yo.

D. Javier habló de la Virgen y de que en Covadonga, ya antes de lo de Pelayo (hace 13 siglos), había en la cueva una imagen de la Virgen. Eso fue lo que le hizo a Pelayo y los astures pedirle ayuda en la batalla para la defensa de nuestra libertad. Me gustó mucho eso de la libertad. Yo me imaginaba a Pelayo y los astures rezándole a María y, luego, la tormenta de agua que ella mandó desde el cielo, las flechas y piedras de los Astures y como el enemigo huía.

También nos hablo de la bonita corona que los Asturianos le habíamos regalado hace 100 años.

Al acabar la misa todos cantamos el Himno a la Virgen y D. Javier dijo que los niños que habíamos ido a misa con nuestras familias, podíamos pasar al centro parroquial donde había una celebración especial.

Cuando llegamos estaban nuestros catequistas y había un gran bizcocho adorando con chuches y unas velitas en el centro y muchos globos. Entre todos los niños seriamos unos 15. Soplamos las velas y en vez del cumpleños feliz le cantamos a la Virgen el himno a la Santina y luego hicimos nuestra batalla con los globos, era muy divertido.

Yo me fijé en mi catequista y me fije que primero estaba un poquito triste, pero luego la vi muy contenta y empezó a jugar con nosotros a la batalla de globos.

Al rato me acerque a ella y le pregunte que si estaba triste porque habían venido pocos niños. Ella me sonrió y me dijo que al principio que sí, porque los catequistas habían puesto mucho cariño en hacer las invitaciones y preparar la fiesta, pero que luego decidió ponerse contenta por los niños que habíamos venido a celebrar el cumpleaños de la Virgen.

Al marchar había un regalito para cada uno, era como una cuerda con 10 bolitas de madera de colores y una pequeña cruz de madera, muy bonito. Mi mamá me dijo que era un rosario, aunque este como solo tenía 10 bolas se llamaba decenario y que me iba a enseñar a usarlo. Me ha gustado el cumpleaños de la Virgen y a mi abuela y los peregrinos también.

 

(Nota de los catequistas, este año si celebramos la misa pero no la fiesta que Clara cuenta,  aunque si os animaís para el año que viene quizás la podamos celebrar. Comentádselo a vuestro catequista a principio de curso)