Dejad que los niños se acerquen a mi

Hola Amigos.

Acabo de llegar de la fiesta de la catequesis en la Quinta, nos lo hemos pasado muy bien.

Allí estábamos todos los peregrinos con mis abuelos, los papás, los catequistas…

Primero tuvimos una misa, allí en la cancha al aire libre y la verdad es que hoy fue fácil portarse  bien. Habían preparado un altar muy bonito y en el evangelio Jesús decía “Dejad que los niños se acerquen a mí… el que no sea como un niño no entrará en el reino de los cielos“. El sacerdote nos dijo que eramos amigos de Jesús y que había que seguir siéndolo todo el año, que Jesús nos escucha a los niños cuando pedimos cosas porque una niña le había dicho que ella había rezado para que se pudiera celebrar la fiesta y allí estábamos celebrando la misa y no llovía.

Luego comimos todos juntos, los abuelos y los papás juntaron unas mesas para poder estar todos los peregrinos cerca y allí, al lado de la abuela, nos pusimos los peregrinos y compartimos lo que habíamos llevado de comer: empanada de picadillo, tortilla de patatas, pollo, ensalada, patatitas, galletas saladas, frutas, torrijas… y habían puesto de beber agua y pepsi y kas.

Cuando estábamos comiendo alguien fue a tomarle el pelo a mi abuela.

¡¡Vaya como os estáis poniendo los peregrinos eh!! Hala venga a comer y beber ¿O es que hoy no estáis de peregrinaje.

Mi abuela se río, pero antes de que ella pudiera contestar Tomás le dijo a esa persona.

¡Es que no lo ves!… aquí estamos junto al lago de galilea con el Señor que nos ha dicho que el que no sea como nosotros, no entrará en el reino de los cielos.

La abuela se sonrío y el señor le contesto.

Anda y es verdad y por la mesa veo que aquí también sucede lo de la multiplicación de los panes y los peces.

La abuela le dijo entonces a Tomás que muy bien y al señor que si quería ser un peregrino con nosotros sólo tenía que venir a la misa de niños.

Luego, hubo piñatas muy divertidas y  un sorteo. A mí me tocaron unas palas de lacrosse o algo así pero muy guays.

Algunos contamos chistes y lo pasamos muy bien.

Al final la abuela nos recordó que los peregrinos seguiamos, que este verano tenemos mucho que hacer todos juntos cada domingo en la misa y prometió llevarnos a Betania, a Samaría y por toda Galilea.

Tratare de contároslo

Y aqui las fotos de lo bien que nos lo pasamos:

Comuniones 2018

Durante el mes de mayo, los domingos 6, 13, 20, y 27; 82 niños de nuestra catequesis recibieron su Primera Comunión.

Nerviosos desde el último sábado de Abril que celebramos la fiesta de la reconciliación y con mucha ilusión, como se veía en los ensayos que hicimos los miércoles anteriores al domingo de la ceremonia.

Todos participaron en la ceremonia, tanto en las lecturas como en las ofrendas: el libro de catequesis que estudiaron durante dos años, el regalo para compartir con los demás, el ramo de flores, la rosa roja con las espinas que representan los días que les costaba venir a la catequesis, la vela encendida, y por supuesto el pan y el vino. Y nuestro agradecimiento a los padres que ofrecieron a sus hijos.

Cuando ensayamos la  ceremonia y prueban por primera vez el pan sin consagrar, les sabe raro, se ponen nerviosos, tienen miedo hacerlo mal el Domingo. Sin embargo todos dicen que el día de la Comunión sabe mejor ¿Será porque está Jesús en cuerpo, sangre alma y divinidad? ¿Será por que su mejor amigo Jesús esta con ellos?

Dos años de catequesis quedaron atrás. Salir del cole y merendar jugando en el Campo Valdés, esperando ansiosos a que abrieran el centro parroquial. O los sábados que no hay cole, y tenían que levantarse para venir al cate. Los buenos momentos pasados en las fiestas de la parroquia, el amagüestu, la función de Navidad, la procesión de Ramos con el Niño del Remedio...

Entonces nuestro magnífico coro empieza a cantar: ” pan y vino son tu rostro…” y los niños empiezan a subir la escalera del altar, cada uno en su estilo, las niñas cogiendo sus faldas para no tropezar, los chicos muy serios con las manos juntas…es el momento especial, es el momento en que a los catequistas se nos pone la carne de gallina, alguna lágrima se escapa, y pensamos que algo bueno  hemos hecho.

¡Miradlos! ¿no son una ricura?

Pero esto no acaba aquí, tenemos la procesión del Corpus, el próximo día 3 de Junio, y la fiesta del Catecismo en la Quinta de San Eutiquio el domingo 10 de Junio.

Y además sois todos bien recibidos en los grupos de perseverancia y en la cofradía del Niño del Remedio. Aquí encontrareis a muchos amigos, y sobre todo a nuestro amigo común Jesús.

Y no os olvidéis que os esperamos en la misa de 12, que es la misa de los niños de San Pedro.

 

Gracias Mamá

El próximo domingo es el día de la madre. Pero empiezan las primeras comuniones y nuestra parroquia quería felicitar a estas personas tan importantes para todos nosotros: nuestras mamás. Por eso lo hemos hecho hoy

Ser madre es una bendición de Dios. Las mujeres que han llevado en su vientre ese don del señor y se han entregado por entero al cuidado de su criatura, merecen todo el respeto, consideración y amor.

¡¡¡¡Gracias Mamá!!!!

Por tu pasión, por tu entrega y por tu amor sin fin.

y esta es la actuación de nuestro coro:

La fiesta de la reconciliación

Ayer en la Quinta de San Eutuquio hicimos la fiesta de la reconciliación.

Durante toda la semana, en la hora de catequesis, les enseñamos a hacer el examen de conciencia, lo que significaba el dolor de los pecados y el propósito de la enmienda. Les indicamos como se decían los pecados al confesor, que les daría la absolución y la penitencia. Miles de preguntas acerca de lo que es pecado y no, ¡un montón anécdotas!.

Y el sábado llego el gran día. Primero, dirigidos por Don Javier, hicimos la dinámica de la confesión todos juntos. Leímos la parábola de la oveja perdida, hicimos un examen de conciencia todos juntos y recitamos esta oración de arrepentimiento:

Jesús, reconozco que muchas veces solo pienso en mi y no me preocupo por los demás; que solo quiero hacer lo que me gusta y no ayudo en casa, ni estoy atento en clase, ni trato bien a la gente, ni soy capaz de compartir lo que tengo.

Jesús te pido que me perdones y que me enseñes a ser como Tú.

Quiero llevar la alegría y la paz a todos los que están a mi alrededor.

Ayúdame hoy y siempre

Luego, cada grupo de niños  acompañados por su catequista, fueron a la panera de la Quinta, que esta habilitada como capilla. Allí les esperaban Don Javier, Don Eduardo y Don Benjamin y los niños recibieron el sacramento  de la reconciliación, por primera vez. Las catequistas les asistimos en todo momento con sus dudas y con la penitencia.

En todas las parábolas que Jesús nos presenta acerca del perdón: la oveja perdida, la moneda perdida,… y por supuesto,  el hijo pródigo…acaban en una fiesta. Dios nos perdona y nos hace una fiesta. Cuando recibimos otros sacramentos, bautismo, confirmación, la primera comunión, matrimonio, y orden sacerdotal, hacemos una gran fiesta. Evidentemente no ocurre así cuando la unción de enfermos, por razones obvias. Pero ¿Qué pasa con la primera confesión? ¿Recuerdas tu primera confesión? Pero sí te acuerdas de tu primera Comunión. ¿No es tan importante el perdón de Dios nuestro Padre, como la primera vez que recibimos a Jesús?

Por eso en San Pedro hicimos una gran fiesta en la Quinta, la gran fiesta del perdón:

Peregrinación de la Catequesis de la Parroquia

El pasado sábado 21 de abril, con motivo del jubileo por el centenario de la coronación canónica de Nuestra Señora de Covadonga, los grupos de catequesis nos fuimos de peregrinación al Real Sitio.

La coronación tuvo lugar el 8 de septiembre de 1918 de mano del Arzobispo de Toledo D. Victoriano Guisasola y con presencia de los Reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia. La corona fue costeada con joyas y donativos de los asturianos y la construyo el padre D. Felix Granda Buiya.

En el año 2018 también se conmemoran los 1300 años del origen del Reino de Asturias y el centenario de la declaración del Parque Nacional de los Picos de Europa.

El sábado salimos a las 10 de Gijón, camino de Covadonga.

Cuando llegamos fuimos directos a la cueva, a visitar a la Santina, y rezamos la oración del centenario.

Después en la Colegiata, nos encontramos con Don Javier, que nos llevo a la capilla de San Fernando, donde participamos todos juntos de la Eucaristía. Y luego subimos a la Cueva para hacer una ofrenda de flores a Nuestra Señora.

Luego Don Javier nos mostró la exposición fotográfica que había en la colegiata, en la que se exponían las fotos de aquella jornada de la coronación. Gracias a él aprendimos mucho y nos dimos cuenta de como eran las cosas hace 100 años.

Más tarde comimos todos juntos y por la tarde vistamos la basílica, donde había una exposición de la hermana Teresa de Calcuta. Hicimos una oración ante el Santisimo y a la salida nos encontramos con el abad que hablo con los niños.

Para terminar dimos un bonito paseo hasta el parque del principe.

Fue una jornada de convivencia y oración, y que siempre llevaremos en el recuerdo aquel día que fuimos con la parroquia a ganar el jubileo de nuestra Santina. ¡Gracias a todos!

Convivencia de Pascua del grupo de Perseverancia: ¡Jesús esta vivo!

El miércoles 4 y Jueves 5 de Abril, nuestros estupendos chicos del grupo de Perseverancia de la parroquia tuvieron dos días de convivencia en el inmejorable marco de la Quinta de San Eutiquio.

El tema sobre el que trabajaron fue: “Porque tanto amó Dios al mundo, que entregó a su único Hijo, para que todo el que cree en Él no perezca, sino que tenga vida eterna”. (Juan 3, 16).

También hicieron una representación de la Resurrección del Señor. Fueron dos días risas, juegos y sobretodo de convivencia con los amigos de la parroquia. Todo ello gracias a las Hermanas Sueli y Erika. Todos juntos pasaron dos días inolvidables. 

Gracias a Don Javier, por su tiempo y generosidad, por venir a poner el broche de oro celebrando con nostros la Eucaristía.

Ah! y gracias a Flor por la comida que nos trajo.

Y como siempre, para que veáis lo bien que lo pasaron queda este vídeo:

Domingo de Ramos. Procesión con el Niño Del Remedio

En este Domingo de Ramos el tiempo no acompañó.

Nuestros chicos de catequesis que tenían toda la ilusión en acompañar a su amigo, El Niño del Remedio, por las calles de Gijón, tuvieron que conformarse en hacerlo por dentro de nuestra iglesia abarrotada de gente.

Atrás quedaron muchos días de trabajo, de ensayos y encuentros en la capilla de los Remedios. De ilusión al ver la nueva figura, especial para ellos, y sobretodo la institución de su nueva cofradía.

Y de lágrimas para algunos que no pudieron llevarla por ser demasiado pequeños.

Aquí unas imágenes que dan fe de ello:

También  tengo que mencionar a nuestro coro, que trabajo duro, y lo hicieron más que muy bien en el altar mayor.

Pero como a mal tiempo buena cara, nada les impidió pasárselo así de bien. Y es que en San Pedro tenemos muchos chicos que quieren ser amigos de Jesús:

El Niño de los Remedios

Es mi amigo, el Niño de los Remedios

Que me acompaña y siempre está a mi lado

Mi compañero, mi mejor amigo

Yo le quiero porque Él es Dios

Yo le quiero porque Él es Dios

Estamos aquí para alabar

Al Niño Jesús le quiero adorar

Siguiendo sus pasos, no puedo desanimar

La Virgen María también quiero amar

Mi corazón a ella voy a entregar

Con alegría, siempre voy a cantar

Y todo esto también fue noticia como se hizo eco en la prensa asturiana: en El Comercio de Gijón y en la Nueva España

Por mi y por tí

Quería contaros mi experiencia aunque no me conozcáis, tengo 8 años, hasta hoy siempre he pensado que ser malo era mi forma de ser y que yo no podía ser bueno, en el cole siempre me castigan y me riñen, mis padres, el poco tiempo que pasan conmigo, también me riñen constantemente. Y hasta hoy yo creía que yo era malo y que no podría cambiar.

Mi abuela me lleva siempre a la catequesis, pero hasta hoy yo procuraba no escuchar nada de lo que decían allí y pasar el tiempo distrayéndome y distrayendo a los demás porque esas cosas de la catequesis no me interesaban, pensaba que no eran importantes porque en mi casa siempre están demasiado ocupados con cosas importantes (o eso dicen) y nunca me han hablado de Dios. Cuando mi tío supo que yo iba a hacer la comunión me dijo que no hiciera caso que todo eso eran cuentos para engañar a los niños.

Pero hoy fue muy diferente, hoy en donde damos la catequesis, había una gran cruz y Jesús en ella, la tenían allí por que la iban a preparar para las procesiones.

De cerca pude ver la corona de espinas que Jesús tenía en la cabeza, entonces le pregunté a la catequista. ¿Porque está así?¿Quien le ha hecho eso?

Mi catequista se quedó un poco sorprendida de que yo preguntase y enseguida me dijo, “Por mi, y por ti”.

-¿Por mi? pero si yo ni había nacido en esa época.

Entonces ella me dijo.

-Mira el mal entró en el mundo mucho antes que nosotros naciéramos, pero la elección de si somos buenos o malos depende en cada momento de nosotros. Cuanto más mal hacemos más sufrimos. Jesús quiso recibir el castigo para que nosotros sepamos lo mucho que nos ama, para que sepamos que, si aceptamos su sacrificio, Dios nos lo perdonará todo y que cuanto antes le aceptemos a él más felices seremos aquí.

-Pero yo no puedo ser bueno, yo ya nací malo.

-¿Quien te ha dicho eso?

-Todo el mundo , mis padres, mis profes, mis compañeros…

-Pues todos ellos se equivocan: Mira, Jesús es Dios, es todopoderoso, no derramó su sangre en vano y el sabe todo lo bueno que hay en ti.

-¿Yo tengo cosas buenas?

-Pues claro que sí, piensas, eres alegre, un buen deportista e incluso a veces eres cariñoso y muy habilidoso.

-Pero, ¿cómo sé que eso es posible?

-Pues mira, Jesús, la noche antes de morir, tomó pan y dijo:

“Tomad y comed todos de él porque esto es mi cuerpo que será entregado por vosotros.”

-Después tomo el caliz y dijo :

“Tomad y bebed todos de él, porque este es el cáliz de mi sangre, sangre de la alianza nueva y eterna que sera derramada por vosotros y por muchos para el perdón de los pecados.”

 -Y… ¿cómo sé yo que estoy entre esos muchos?
-Verás, para que Jesús te salve sólo tienes que aceptar su salvación, querer y creer que él te puede salvar
-Pero luego se murió así que …
-Murió, sí, pero, como es Dios, al tercer día hizo una cosa que sólo Dios puede hacer, al tercer día resucitó de entre los muertos. Eso, sólo Dios puede hacerlo y lo hizo porque nos ama muchísimo,  somos tan valiosos que nos compró con el precio de su sangre.
-Vale, pero y ¿qué pasa si vuelvo a ser malo, digamos por error?
-Si te caes, pero sigues confiando en él, ahí tienes el sacramento de la reconciliación, por el que le pides perdón, te perdona y te da las fuerzas para ser bueno. Y tienes la eucaristía, que es su cuerpo y sangre, que recibirás el día de tu primera comunión y que es alimento y fortaleza para tu alma .
Entonces me acerqué a la cruz, le besé los pies a Jesús y le dije, “Perdóname Jesús, voy a intentar ser bueno, sé que yo solo no puedo, pero sé que tu sí puedes salvarme. Ayúdame.” 
No os lo vais a creer pero creo que Jesús me sonrió y ahora ya no pienso que soy malo, pienso que Jesús me quiere mucho y que lo ha dado todo por mi y yo quiero aprender a querer como quiere Jesús y, aunque sé que no es fácil, él estará a mi lado para que no me olvide.

Felicidades Papá

Hoy Vengo a darte las gracias por ser mí Papá

Por el don de tu vida

Por el don de ser Papá, compañero y amigo;

Por tu amor y cariño, por tu trabajo

Tu cansancio y alegría,

Por tu esfuerzo y por cuidar de mi.

A Dios que es EL PADRE de todos los Papás

Que nos quiere con Amor infinito y particular

Le pido que te bendiga y te guarde,

Te de salud del cuerpo y el alma.

Que te auxilie en tus proyectos,

Te asista en tus necesidades,

Te proteja de todos los males y peligros,

Te conduzca por el camino de la luz,

Recompense por cuidar de mi.

Las fotos de este día

La oración que Jesús nos enseñó

Hola Amigos:

La semana pasada en catequesis nos explicaron el Padrenuestro y nos lo explicaron muy bien. Yo ya lo sabía de memoria, pero nunca me había parado a pensar en lo que significaba.

Voy a tratar de poneros aquí lo que contó mi catequista.

Padre nuestro

Esto es muy importante porque Jesús nos enseña a llamar a Dios papá. Nuestra catequista dice que Jesús utilizó la palabra Abba, es decir papá, porque Dios nos quiere y nos cuida como nuestros papás.

Que estás en los cielos

significa que está en la tierra en el cielo y en todas partes, siempre a nuestro lado.

Santificado sea tu nombre

Eso significa que Dios quiere que le queramos, que le demos gracias que lo honrremos y no nos olvidemos de Él.

Venga a nosotros tu reino

Que nos convirtamos, que le hagamos caso, que Él sea el rey de nuestro corazón, porque cuando es así todos unidos a Él somos más felices y hacemos más felices a los demás.

Hagase tu voluntad en la tierra como en el cielo

Si todos hacemos la voluntad de Dios, si Él es el centro, su amor nos llegara a todos y todos lo llevaremos a los demás y seremos felices por que Dios nos ama y su voluntad es que le amemos y seamos felices.

Danos hoy nuestro pan de cada día

Dios sabe que las cosas que necesitamos, pero le gusta que le pidamos el pan y lo que necesitamos para que no se nos olvide que todo lo bueno nos viene de Él y como Él nos lo da no tiene que olvidarsenos néunca agradecerselo y compartirlo con los demás.

Perdonanos nuestras ofensas como tambien nosotros perdonamos a los que nos ofenden

Dios nos perdona siempre y siempre esta esperando que le pidamos perdón, pero al igual que Él nos perdona quiere que siempre perdonemos a los demás como el perdona.

En la cruz Jesús dijo Padre perdónalos por que no saben lo que hacen. Si aprendemos a perdonar así, Dios nos lo perdonará todo y no se nos quedará el alma triste y enquistada, con rencores y odios que no dejan sitio para el Amor de Dios.

No nos dejes caer en la tentación y libranos de mal

Pues eso, que cuando tengamos tentaciones que Dios nos dé las fuerzas para superarlas, porque el mal no nos hace felices. Y que Dios nos libre de todo mal y del tentador.

Cuando le contamos ésto a mi abuela sonrió y dijo que le gustaba mucho, que hoy los peregrinos íbamos a rezar un padrenuestro saboreándolo

-¿Saboreándolo? ¿Cómo un pastel?

Sí -dijo mi abuela- rezando cada frase y pensando todo lo bonito que hay detrás de cada una de ellas

Nos dimos de las manos cerramos los ojos y todos juntos rezamos:

Padre nuestro que estas en los cielos…