Vivir en familia como “IGLESIA DOMÉSTICA”

Como estamos atravesando unos momentos difíciles y que exigen muchas precauciones, también podemos activar nuestra fe viviendo como familia cristiana.

La fe nos da fortaleza para enfrentarnos con el miedo, para sentir la cercanía y la ayuda del Señor, la protección de la Virgen, la Santina de Covadonga que gana todas las batallas, y rezar juntos. La oración une porque pone en juego el corazón y el amor. La oración a Dios tiene que tener confianza, perseverancia y valentía, nos dice el papa Francisco.

Confianza, porque somos sus hijos. De él salimos y Él volvemos. Esa es nuestra grandeza y esperanza. La vida es un don de Dios. Los dones de Dios van a más, no a menos, ni a la nada.

Perseverancia:  como hacemos nosotros cuando queremos conseguir algo.  Insistimos en pedir y suplicar. Le gusta que lo intentemos una y otra vez.  Cada vez que lo hacemos es un acto de confianza, de esperanza y de amor. 

Valentía: Nos ponemos en sus manos contra viento y marea. Necesitamos de los demás, pero la fuerza y la fortaleza para hacer frente al mal nos da el Señor

Con el fin de ayudaros a vivir como “Iglesia Doméstica” os ofrezco estas reflexiones sobre el evangelio de hoy, que nos viene muy bien para la situación que atravesamos