¡Soy una piedra viva de la Iglesia!. Nos lo ha explicado muy bien Ana, nuestra catequista.

Nos ha dicho que la Iglesia somos todos y que cada uno es una piedra viva y muy importante, porque la Iglesia somos las personas que seguimos a  Jesús.

A la cabeza el papa Francisco que es el sucesor de San Pedro.

Los obispos son los sucesores de los apóstoles, yo, al nuestro, lo conozco muy bien. Se llama Don Jesús. Lo conocí una vez que vino a la parroquia y a los niños nos saludo con mucho cariño.

Luego están los sacerdotes que presiden la Eucaristía. Nuestro párroco es don Javier. Lo que no sabía es que también están los diáconos que están al servicio de las parroquias.

Pero, como dice mi catequista, en la Iglesia cada uno de nosotros somos una piedra viva y una piedra muy importante.

Cuando se lo dijimos a mi abuela, a la salida, nos llevo delante de nuestra iglesia (edificio) e hizo que nos fijásemos en las piedras, hay muchísimas y todas son distintas, pero encajan muy bien juntas, pues así somos cada uno de nosotros: una piedra viva de la Iglesia que Cristo fundó.

-Muy bien peregrinos, hoy iremos a Cesarea de Filipo. Vais a tener suerte porque queda cerca de aquí, aunque los apóstoles tuvieron que ir bastante al norte. Fuimos a la fuente que hay donde el cerro de Santa Catalina y ahí nos sentamos todos, entonces mi abuela nos enseñó una foto de aquel lugar, que es muy bonito, y esta foto os la pongo aquí.

-Abuela -dijo Lucía- esto no se parece mucho a la foto.

-¿Como que no? -dijo Tomás- no ves que aquí hay piedras, hierba verde y agua… intenta imaginártelo.

-Gracias Tomas -dijo la abuela- pues aquí, a Cesarea de Filipo había llevado Jesús a los doce a descansar y estaban sentados como vosotros ahora. Jesús, en medio, de ellos les pregunta:

-“¿Quien dice la gente que soy yo?”

Los apóstoles le dicen: “Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías, otros, que Jeremías o uno de los profetas”.

Entonces Jesús les pregunta: -“Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?”

Pedro se levanta y le dice: -“Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”.

Y entonces fue cuando Jesús fundo la Iglesia. Lo hace diciéndole a Pedro 

“Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Infierno no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos”.

-¡Hala! -dijo Fran- eso quiere decir que la Iglesia siempre vamos a ganar al Mal.

-Sí, Fran -dijo la abuela-, y mira, en 2000 años muchos han intentado destruirla y no lo han conseguido y no lo conseguirán.

Silvia entonces le preguntó a la abuela que que significaba eso de atar y desatar. Entonces la abuela nos explicó que quería decir que, en materia de Fe tenemos que hacer caso siempre de lo que diga el Papa, porque el Espíritu Santo le asiste y que, cuando dice algo para la Iglesia en la tierra, vale también para el cielo.

-Así que si el Papa dijese que los domingos nuestros padres nos tienen que dar cuches, ¡¡tendrian que hacerlo!! -dijo Tomás.

-Sí -dijo la abuela- pero dado que el Espíritu Santo asiste al Papa, dudo yo mucho que vaya a decir eso.

-¡Vaya!, yo que ya pensaba en escribirle… -contestó Tomás.

  -¿Y porqué eligió a Pedro, abuela?.

-Pues fíjate que fue el primero en contestar, y contestó lo que le inspiró el Espíritu Santo. “Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo”. Así que Pedro era el que estaba más atento al Espíritu Santo.

Al llegar a casa se lo conté todo a mis papás y por la noche cuando rezábamos juntos yo le pedí a Dios por nuestro papa Francisco, nuestro Obispo don Jesús y nuestro sacerdote Don Javier . Y mi mamá dijo que eso estaba muy bien que tenemos que rezar por nuestro sacerdotes. Voy a acordarme todos los días de rezar por ellos.