Radio. (1):    LA PALABRA EN EL TIEMPO

Escucha un momento, puede ser de tu interés….

Ante los tiempos borrascosos de enfrentamiento que estamos viviendo en España, ¿no se echa de menos una palabra pacificadora y orientativa de la Iglesia?  Da la impresión que está afónica. Parece normal que, en una sociedad en la que el 70 % de los ciudadanos se manifiesta de creencia católica, aunque sea principalmente de matriz cultural,  la palabra del Evangelio contribuyera a serenar actitudes y a esforzarse, por encima de las discrepancias,  a entablar un diálogo constructivo que tenga como objetivo la búsqueda del bien común. Es verdad que no atraviesa por sus mejores momentos. Pero hemos de saber que  siempre  la Iglesia se ha sentido “santa y pecadora”. Unas veces brillan más sus luces y otras entristecen más sus sombras. Depende de la fidelidad de sus miembros al Evangelio.

Y también se echa de menos personas comprometidas que por encima de apetencias de poder y personalismos lideren la salida de estos tiempos borrascosos. La política está perdiendo su nobleza. Hacen falta gobernantes en los que se pueda confiar.  Uno mira la historia y encuentra cómo después de la 2ª Guerra mundial aquellos “padres de Europa” supieron construir, con valores humanos y cristianos, la Comunidad Europea. Y no podemos olvidar nuestra transición, en la que los artífices de muy diversas procedencias ideologías  y con pasados muy distintos, se esforzaron, más se entusiasmaron, en sacar adelante un futuro mejor y superarlo peor. Hoy parece notarse más empeño es destruir que en construir.

Esta semana se celebra el XXI Congreso de Católicos en la Vida Pública, que organiza la Asociación Católica de Propagandistas, una rama de la antigua Acción Católica, en su Universidad del CEU.   Y en el próximo febrero se celebrará también el  “congreso de laicos” que organiza la conferencia Episcopal: “Pueblo de Dios en salida” Algunos han convertido la política en un campo cenagoso. El mal uso de las redes sociales contribuye a ello. No hay que tenerle miedo. Es preferentemente el campo de los seglares que tienen como aliciente y compromiso lograr una sociedad  en la que la verdad,  la justicia,  la solidaridad, la convivencia pacífica y la fraternidad sean los pilares que la sostienen y la engrandecen. Y esto es tarea ineludible también de los católicos, unos liderando y otros respaldando. 

 

Viernes 15 de noviembre 2019