La palabra en el tiempo 92

Lo que está sucediendo en Ucrania, supera todo lo imaginable en inhumanidad, rompe todas las vayas rojas  y se hunde en la  locura violenta. Es difícil pensar que un hombre pueda llegar a cometer tantos y tales crímenes.  Y no es porque le funcionen mal las neuronas, porque tenga un trastorno bipolar u otra enfermedad síquica. La fuerza del mal le  ciega y le impulsa a matar sin piedad a tantos inocentes, niños, mujeres y hombres y destruir ciudades, hospitales y viviendas. Esa misteriosa fuerza diabólica – no se ha encontrado otro adjetivo mejor para describirla- entra en el hombre y se apodera de él por la ambición de poder, le hincha de  vanidad, y le trastorna con la soberbia y el orgullo, que le engañan a creerse un dios inexorable y dueño de este mundo.

La sintomatología es tan antigua como la humanidad. Comenzó en el paraíso. Los griegos, a esta fuerza del mal, la llamaron la “hybris” que significa romper todos los límites humanos, de insolencia, desmesura, soberbia, orgullo violencia y  prepotencia. Quien la padecía era castigado por los dioses, concretamente por Némesis, la diosa de la justicia. Sigue actuando en todos los humanos, pero especialmente en los que tienen poder y gobierno.  Encuentra  en ellos tierra abonada  para convertirlos en autócratas y sátrapas, que  se creen que no han de dar cuentas a la historia, y menos a Dios de quien están lejos. David Owen, médico y político inglés, ha estudiado esta calamidad del hombre y la denomina “el síndrome de hybris”.  En su libro analiza y señala  a los muchos dirigentes que la han padecido y la padecen en estos últimos cien años. Todos personajes tristemente conocidos y que sus pueblos martirialmente han sufrido: Hitler, Stalín, a los que sin duda hoy hay que añadir a Putín.

El próximo domingo, es el primero de esta cuaresma. En el evangelio vemos que de la tentación, de la fuerza misteriosa del mal, que personifica en el “maligno”, en el diablo, no se libra ni el mismo Jesús. Él también ha sido tentado por el diablo de ambición de poder, de vanidad y soberbia. No se ha dejado seducir por el engaño. A purificar el corazón y sembrar el bien, nos invita y anima en esta cuarentena.