La palabra en el tiempo 88

Todos nos quejamos de que vivimos con muchas prisas, a golpe de reloj,
que el tiempo cunde poco. Además de poner en riesgo nuestra salud,
sobre todo nuestro corazón, una vida tan acelerada nos dificulta ser
reflexivos y cuidar nuestra vida interior, nuestro carácter, sí, nuestra vida
espiritual. Además, nos lleva a vivir más expuestos al ambiente, al
exterior, a la moda. Es una de las características de nuestro tiempo “vivir a
la moda”. Admira la celeridad con que se impone el llevar los vaqueros
estéticamente rotos, o de pitillo que convierten las piernas en frágiles
columnitas de arte jónico, o las bufandas frondosas y largas como estolas
clericales. “En el mundo actual todas las ideas de felicidad acaban en las
tiendas”, observó el gran sociólogo Bauman.
Pero también se poniendo de moda el ser un “descreído”, el ser
arreligioso, aunque alguna vez invoquemos por miedo a Santa Bárbara. El
dictado de la moda se impone también en los gestos, ideas, incluso en las
creencias que deberíamos defender. Hoy se necesita coraje y valor para
ser fiel a las propias convicciones. No se lleva ser católico, ir a misa, incluso
casarse en la Iglesia. Fácilmente nos dejamos arrastrar por los
convencionalismos sociales.
Nos da miedo ser diferentes, a pesar de que hoy la sociedad es plural. El
catolicismo español necesita un viento de fortaleza. Nos pesan demasiado
las críticas cansinas del nacionalcatolicismo pasado y los pecados actuales.
Ahora con la información sesgada y equivocada del inmatriculaciones. Los
bienes de la Iglesia, además de haberlos conservado y cuidado, son para
las actividades y beneficencia de las personas.
Nos toca hacer un ejercicio de humildad y de reconocer y pedir perdón
por nuestros errores y pecados. A ello nos invita el papa y nos anima con
su ejemplo. Pero es el momento del testimonio, de la autenticidad, de
dejarnos guiar por la “luz” que llevamos dentro.
El próximo domingo , en el evangelio de San Lucas, también Jesús es
extraño en su pueblo. Allí, de sus labios salió el dicho tan conocido de que
“Nadie es profeta en su tierra”. En la España actual, es verdad.